miércoles, 5 de enero de 2011

Conducir en Honduras

Parece que en este año 2011 mi blog se hará más vivencial que nunca.

Hace una hora aproximadamente conducía en el anillo periférico, específicamente en el carril izquierdo, de pronto un vehículo que venía en el carril derecho comienza a acercarse a mi vehículo, puse mi mano en la bocina (o pito como le llamamos los hondureños) justo en el momento que sentí que iba a impactar. Inmediatamente el conductor se da cuenta de la imprudencia que había cometido y hace un brusco giro hacia el otro carril y por gracia de Dios no atropelló a una mujer que estaba a punto de cruzarse la calle. El tipo en cuestión recupera el control de su vehículo, acelera y me alcanza. Al ponerse a mi lado toma la típica actitud del hondureño promedio y comienza a justificar sus errores gritándome: "Hijo de Puta". Obviamente no contesté ni gesticulé porque no gano nada al ponerme al nivel de una persona de ese estirpe.

Una vez más pensé y analicé: ¿Por qué las personas conducen mal en Honduras? Porque la mayoría no recibe educación vial. Conozco a muchas personas que no tuvieron la decencia de someterse al simple examen de conducir (teórico y práctico) que exige La Ley de Tránsito, en cambio se jactan de haber encontrado a alguien que les extendió el permiso de conducir a cambio de mil, dos mil o tres mil lempiras.
Por eso la mayoría de los hondureños conducen mal, ¡Ah! Pregúntenle a todas estas personas que obtuvieron su licencia sin someterse a un examen de conducir si son corruptos y les dirán que no porque ellos siempre se justificarán.

Saludos desde la capital del país de las maravillas.
Hugo.
Publicar un comentario en la entrada